Frenando el acoso escolar: el impacto de políticas contra el bullying hacia estudiantes LGBT

Cada mañana, muchos estudiantes se levantan con miedo de ir a la escuela por las dificultades que enfrentan al identificarse como lesbianas, gais, bisexuales o transgénero (LGBT). Si bien la aceptación hacia estos grupos ha crecido en las últimas décadas, como sugieren diversos índices, todavía es difícil observar esta tendencia en los contextos particulares de muchas escuelas donde los estudiantes LGBT siguen experimentando hostigamiento y violencia diariamente. En Estados Unidos, a pesar de que las estimaciones de acoso escolar varían mucho por comunidad y por estado, en muchos casos las tasas de acoso hacia estudiantes LGBT son por lo menos dos veces más altas que las de otros grupos de estudiantes. Se ha demostrado que estudiar en estas condiciones tiene efectos psicológicos dañinos y que lleva a tasas de desempeño académico más bajas. Como respuesta, en Estados Unidos, durante los últimos años se han incrementado los esfuerzos para combatir el bullying en las escuelas a nivel distrital, estatal y federal. Muchos estados han promulgado leyes que obligan a las escuelas a adoptar políticas contra el acoso escolar, y algunos estudios encuentran que, en efecto, sí han logrado disminuir los casos de hostigamiento.

Un estudio reciente de Ryan Kull et al. analiza la efectividad de estas políticas en Estados Unidos. Los investigadores parten de la siguiente hipótesis: los distritos escolares que tienen políticas contra el bullying, y que expresamente reconocen y protegen la orientación sexual y la identidad o expresión de género, tienen menores casos de hostigamiento reportados que aquellos distritos que no cuentan con ningún tipo de política y que aquellos que solo tienen políticas generales contra el acoso. De los más de 13,000 distritos escolares incluidos en la muestra analizada, 70% tiene algún tipo de política antiacoso. Sin embargo, de estas políticas, menos de la mitad mencionan la orientación sexual específicamente, y menos de 15% hace referencia a la identidad o expresión de género. Este estudio sostiene que, al incorporar la orientación sexual y la identidad o expresión de género (SOGIE, por sus siglas en inglés) en las políticas contra el bullying, se pone mayor atención en la protección de estos grupos, lo que permite reducir los casos de acoso reportados. Básicamente, lo que no se nombra no existe.

Las tasas de hostigamiento físico y verbal para los jóvenes LGBT en distritos escolares con políticas antibullying más generales son similares a las de los estudiantes en distritos que no cuentan con ninguna política al respecto. Esto sugiere que tener “políticas generales” es tan poco efectivo para ayudar a los estudiantes LGBT como no tener ninguna. En los distritos que expresamente protegen la orientación sexual y la identidad o expresión de género, los estudiantes LGBT reportaron sentirse más seguros en sus escuelas. También reportaron significativamente menos experiencias de hostigamiento por su orientación sexual e identidad o expresión de género, en comparación con los estudiantes en escuelas con políticas generales o sin políticas. Esta información confirma que las políticas antiacoso, para ser efectivas en reducir el hostigamiento hacia estudiantes LGBT, deben de proteger a estos grupos de manera expresa. Los autores concluyen que reconocer la orientación sexual y la identidad o expresión de género es un elemento crítico para crear un ambiente seguro e incluyente para los estudiantes LGBT.

Estas políticas no solo afectan el comportamiento de los demás estudiantes; también hay evidencia de que afectan el de los profesores. En las escuelas con estas políticas, los docentes reportaron sentirse más cómodos al intervenir en casos donde un estudiante LGBT estaba siendo hostigado. Dichas políticas también parecen crear mayor conciencia dentro de la escuela y la comunidad, lo que disminuye los casos de acoso. Si bien el bullying no dejará de representar un problema, estas políticas pueden tener un gran impacto en la reducción del acoso si se implementan adecuadamente, de manera seria y determinada.

Cabe decir que, en Estados Unidos, parecería que las políticas para la población LGBT cambian a cada paso del camino. Incluso las medidas que recomienda este estudio no son inmunes a la naturaleza volátil de la política. Recientemente, mediante los departamentos de Educación y de Justicia, el gobierno de Donald Trump derogó las normas que permitían a los estudiantes usar los sanitarios del género con el que se sintieran identificados, aprobadas durante la presidencia de Obama. Mientras los tomadores de decisiones siguen debatiendo estos temas sin definir acciones determinadas, muchos estudiantes siguen siendo hostigados diariamente. Estas batallas siguen peleándose a nivel local, estatal y federal, mientras los estudiantes permanecen en una situación de incertidumbre que solo trae preocupaciones todavía mayores sobre su seguridad dentro de las escuelas. Este estudio puede ofrecer la información que los tomadores de decisiones necesitan para asegurarse de que sus políticas públicas verdaderamente garanticen el ambiente de aprendizaje más sano posible para todos los estudiantes.

___________________________________________________________

En Español es la sección más reciente de Chicago Policy Review. Como resultado de nuestra alianza con Animal Político, todos nuestros artículos en español también se publican en su página web. Animal Político es una plataforma digital de periodismo independiente con sede en la Ciudad de México.

En Español is the most recent section at the Chicago Policy Review. As a result of our partnership with Animal Político, all of our articles in Spanish are also published on their website. Animal Político is a Mexico City-based digital platform for independent journalism.

Translation by Oliver Peña-Habib. Read the original article in English here.

Article source: Kull, Ryan y Emily Greytak. “Effectiveness of School District Anti-bullying Policies in Improving LGBT Youths’ School Climate.” Psychology of Sexual Orientation and Gender Diversity 3 (2016): 407-415.

Featured photo: cc/(rightdx, photo ID: 531317232, from iStock by Getty Images)

mdlindemulder@uchicago.edu'
Michael Dean Lindemulder

Comments are closed.